Antineoplásico

Cristales de cisplatino, un agente alquilante del grupo de los platinos.

Los antineoplásicos son sustancias que impiden el desarrollo, crecimiento, o proliferación de células tumorales malignas. Estas sustancias pueden ser de origen natural, sintético o semisintético.

Según el mecanismo de acción se clasifican básicamente de dos tipos, aquellos que actúan contra la célula tumoral en un determinado ciclo de la división celular denominados ciclo-específicos y aquellos ciclo-inespecífico que afectan a la célula durante todo su ciclo de desarrollo.

Muchos de los antineoplásicos son profármacos, es decir, se administra un medicamento que es menos tóxico, o tiene mejores características farmacodinámicas, y una vez en el organismo se convierte en otro fármaco más eficaz, seguro y selectivo frente a su diana terapéutica.

Clasificación de los antineoplásicos

Se realiza según el mecanismo de acción y dentro de éste según la estructura química del antineoplásico.

Citostáticos que actúan sobre el ADN

1. Agentes alquilantes

Mostazas nitrogenadas
Ilustración de la estructura química de la ifosfamida.

Fueron los primeros agentes alquilantes creados y el prototipo de ellos,[1] en general todos son depresores de la médula ósea porque es su principal efecto tóxico. También producen con frecuencia vómitos y alopecia. Hay una complicación característica de la ciclofosfamida y de la ifosfamida, que es la cistitis hemorrágicas y se debe a la formación de un metabolito, la acroleína. En mayor grado la produce la ifosfamida.[2] Esta cistitis hemorrágica se evita hidratando al paciente y usando MESNA (Uromitexan® amp) que es un protector de las células de la vejiga. Con la ifosfamida es obligatorio y con la ciclofosfamida no, aunque hay quien lo pone.

Nitrosoureas

En dosis altas pueden producir toxicidad pulmonar en forma de fibrosis. También puede afectar en la orina.


2. Platinos

Ilustración tridimensional de la estructura química del cisplatino.

Todos son inyectables, no existen VO. Son complejos de metales pesados que actúan de forma semejante a los agentes alquilantes.

3. Antimetabolitos

Todos son depresores de la médula ósea.... y su toxicidad depende de la dosis y el tiempo de administración.[4]

Análogos del ácido fólico
Análogos de la pirimidina
Análogos de la purina

4. Antibióticos antitumorales

Ilustración de la comparación estructural entre la doxorubicina y epirubicina.

5. Inhibidores de las topoisomerasas

Ilustración de la estructura química del Irinotecan.

Las topoisomerasas son enzimas que controlan las estructuras del ADN en la replicación.

6. Enzimas

Fármacos que actúan sobre la mitosis celular sin afectar al ADN

1. Alcaloides de la vinca

Flor de la vinca de Madagascar de donde se extrajo la vinblastina y la vincristina.[7]

Todos producen alopecia total, son muy tóxicas para los folículos pilosos. Son agentes vesicantes que provocan ulceraciones locales cuando hay extravasación.

Las tres primeras se emplean en la enfermedad de Hodgkin y otro tipo de linfomas y leucemias. La que más espectro tiene es la vindesina, que se utiliza también en el cáncer colorectal, pulmonar, de mama, etc.

2. Taxanos

Producen leucopenia y neutropenia de corta duración y dan lugar con bastante frecuencia reacciones de hipersensibilidad.

El paclitaxel se utiliza en el cáncer de ovario asociado a cisplatino, en cáncer de mama metastásico en pacientes que han fracasado o no son candidatos al grupo de antraciclinas y en cáncer de pulmón no microcítico avanzado.[9]

El docetaxel sólo está indicado en el carcinoma de mama metastásico.[9]

Otros fármacos

Otros fármacos que se utilizan en los tumores malignos (sin ser antitumorales propiamente dichos).

1. Agentes hormonales

2. Sistema inmunitario

Efectos secundarios de los citostáticos

Manos de un paciente con eritrodisestesia palmo-plantar al cabo de 10 días con terapia antineoplásico.

El cáncer se caracteriza por la existencia de células que han sufrido una alteración en los mecanismos de control que regulan su capacidad de diferenciación y proliferación. El tratamiento del tumor se puede realizar mediante métodos quirúrgicos, radioterapia o fármacos antineoplásicos o citostáticos.

En general, los citostáticos son más tóxicos para las células tumorales que para las normales, por ser más activos sobre células en fase de reproducción. Una de las principales características de los tumores malignos es su continua división celular sin fases de reposo, lo que los hace muy sensibles a los citostáticos. Sin embargo, algunas células normales, como las de la médula ósea, las de la mucosa del aparato digestivo o las células de los folículos pilosos se dividen también con relativa rapidez por lo que son más sensibles a los citostáticos.

El principal problema de estos fármacos es su elevada toxicidad debido a la incapacidad para diferenciar las células tumorales de las células sanas. Es muy frecuente administrar 2 ó 3 citostáticos juntos. Estas asociaciones tienen la ventaja de que se pueden reducir la resistencia de las células tumorales a los citostáticos y se puede ampliar la potencia al emplear fármacos con diferente mecanismo de acción. El inconveniente es que se pueden sumar los efectos tóxicos. Para evitarlo se procura asociar citostáticos con distinta toxicidad.

La mayoría se administran por vía intravenosa y debido a que son muy tóxicos es necesario ajustar la dosis con la mayor precisión posible. Se ajusta por la superficie corporal que deriva del peso y talla. Se administran normalmente en ciclos con períodos de descanso. Con estos periodos de descanso se intenta que las células normales, por ejemplo las de la médula ósea, se recuperen del efecto tóxico del citostático mientras que las tumorales se recuperan en menor cuantía. De esta forma y repitiendo los ciclos se pretende reducir progresivamente el número de células tumorales hasta conseguir su erradicación completamente mientras que las células normales se mantienen al recuperarse después de cada ciclo.

Depresión de la médula ósea

Es uno de los más comunes y graves de muchos citostáticos. Aparecen precozmente a los pocos días de tratamiento y es global ( hay anemia, leucopenia y trombopenia).

Estas alteraciones se pueden paliar, por ejemplo:

La depresión medular es con frecuencia un factor limitante en el uso terapéutico de citostáticos.

Afectación de las mucosas del aparato digestivo.

Aunque se puede producir en cualquier zona, lo más frecuente es una intensa inflamación de la mucosa bucofaríngea (estomatitis o mucositis). Si se produce una mucositis son útiles los lavados con una solución de anestésico local extremando las medidas higiénicas de la boca. También suele aplicarse una solución de un antifúngico (Nistatina) para evitar la infección por Candida. Cuando se afecta la mucosa yeyunal puede haber diarrea y hemorragia digestiva.

Afectación de los folículos pilosos

Es frecuente la alopecia total que generalmente se resuelve al finalizar el tratamiento.

Alteración de las gónadas

En las mujeres es frecuente la amenorrea durante la administración de citostáticos pero habitualmente se recuperan los ciclos al interrumpir el tratamiento. En varones puede producir [oligoespermia] y en algunos casos [esterilidad] permanente. Los citostáticos pueden inducir malformaciones u otras enfermedades congénitas, por eso durante el tratamiento y hasta 6 meses después se debe evitar tener descendencia.

Vómitos

Para los cuales los antieméticos clásicos no suelen ser efectivos. El fármaco de elección es el Ondansetron y similares.

Normas para la administración de citostáticos.

Preparación de las soluciones de citostáticos

La manipulación y preparación de estas soluciones entraña un riesgo para la persona encargada de realizarlas, especialmente si este es su trabajo habitual, ya que estas soluciones son irritantes para la piel y las mucosas y en algunos casos pueden absorberse lo suficiente como para producir toxicidad general. Por lo tanto deben tomarse las siguientes precauciones.

Infusión del citostático

La colocación de terapia intravenosa debe prepararse con las adecuadas condiciones de asepsia, especialmente en pacientes con infusiones continuas por varios días.

Requiere personal especializado que esté entrenado en el manejo de estos medicamentos debido a los riesgos que puede sufrir el paciente y a la posibilidad de contaminación, tanto del ambiente como del manipulador.

La infusión se hace a través de una cánula corta o de un catéter largo. Lo más frecuente es canalizar una vena en cada tratamiento con una cánula corta de teflón que se retira al terminar la infusión.

Hay que tomar una serie de precauciones:

Si el tratamiento con citostáticos va a ser prolongado o resulta difícil obtener una vía venosa cada vez que hay que administrar se suele insertar un catéter largo de teflón o silicona que permanece in situ durante días, semanas o incluso meses. Al terminar la infusión del citostático, el catéter se rellena con una solución de heparina y se cierra. En algunos casos se usan catéteres cuyo extremo proximal termina en un reservorio que se colocan subcutáneos.

Extravasación de soluciones de citostáticos

La extravasación, que es le instilación en el espacio perivascular de agentes citostáticos, es una de las complicaciones que puede ocurrir durante la administración. Puede producir dolor prolongado, infección, artritis (cuando la vena está sobre una articulación), necrosis de la piel y tejido subcutáneo. Los citostáticos más peligrosos son los del grupo de antibióticos y también los cuatro del grupo de la vinca. Todos pueden producir necrosis extensas.

Aun así, casi todos los citostáticos producen molestias locales en el punto de infusión con sensación de quemazón y calor que suele mejorar con aplicación local de frío. Sólo una persona experta puede distinguir estos síntomas con los de una extravasación, que son dolor, hinchazón de la zona alrededor del punto o en sus inmediaciones. La comprobación de la sospecha puede hacerse aspirando con una jeringa a través de la cánula. Si no sale sangre hay extravasación. Si se produce, de deben tomar las siguientes medidas:

Véase también

Referencias

  1. 1 2 Lilley, Linda Lane (1999). Farmacologia En Enfermeria (2 edición). Elsevier, España. pp. 649–655. ISBN 8481744484.
  2. Reacciones adversas (artículo completo disponible en español). Rev Panam Salud Publica [online]. 1998, vol.4, n.4 [cited 2010-01-06]. ISSN 1020-4989. doi: 10.1590/S1020-49891998001000013.
  3. 1 2 3 ARANDA AGUILAR, E.. Tratamiento del cáncer de colon estadios II, III y IV (en español). Oncología (Barc.) [online]. 2004, vol.27, n.4 [citado 2010-01-06], pp. 130-133. ISSN 0378-4835.
  4. 1 2 Lanore, Didier; Christel Delprat (2004). Quimioterapia anticancerosa. Elsevier, España. pp. 5–8. ISBN 8445813838.
  5. por MedlinePlus (enero de 2003). «Inyección de Epirubicina». Enciclopedia médica en español. Consultado el 6 de enero de 2010.
  6. por MedlinePlus (enero de 2003). «Bleomicina». Enciclopedia médica en español. Consultado el 6 de enero de 2010.
  7. Flora of China: Catharanthus roseus
  8. 1 2 Celorio, Antonio (1986). Fundamentos de oncología ginecológica. Ediciones Díaz de Santos. pp. 110–111. ISBN 8486251494.
  9. 1 2 Fernández-Santander, Ana; Armando Tejerina Gómez, Antonio Tejerina Bernal, Félix Gómez Gallego, Catalina Santiago Dorrego y Fernando Bandrés Moya. Aspectos Farmacogenéticos en el tratamiento del cáncer de mama con tamoxifeno. Fundación Tejerina. pp. 45–50. ISBN 8493546860.

Enlaces externos

123

This article is issued from Wikipedia - version of the Tuesday, October 06, 2015. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.