Emperador bizantino

Emperador bizantino es un término por el que se designa a los gobernantes de la mitad oriental del Imperio romano, desde su división hasta la caída de Constantinopla, la capital, en manos de los turcos en el año 1453. En 284, Diocleciano dividió el Imperio romano en dos partes: oriental y occidental, con propósitos administrativos. No obstante, es difícil determinar cuándo exactamente termina el Imperio romano y comienza el Imperio bizantino, siendo mayoritaria la tesis que marca como primer emperador de Bizancio a Constantino I, por ser quien trasladó la capital imperial a Constantinopla. No obstante, hay otros reinados a los que se señalan como momento inicial del Imperio bizantino:

  1. Valente, al considerar que la batalla de Adrianópolis (378) es uno de los puntos históricos distintivos frecuentemente utilizados para señalar el comienzo de la Edad Media.
  2. Arcadio, por ser el primer emperador del Imperio formalmente dividido de manera definitiva.
  3. Zenón, porque Rómulo Augústulo, último emperador de Occidente, fue depuesto durante su reinado.
  4. Heraclio, que reemplazó el tradicional título romano de «Augusto» por el de «Basileus» y dejó de usar el latín, imponiendo el griego como lengua oficial.
  5. Los especialistas en numismática, finalmente, señalan los cambios producidos por Anastasio I en 498, al imponer el sistema griego de numeración. Por cierto, los bizantinos continuaron llamando «Romano» a su imperio durante más de un milenio.

Los agrupamientos dinásticos que aparecen en este artículo siguen la opinión más generalizada entre los historiadores, pero otras fuentes pueden indicar agrupamientos ligeramente distintos. De hecho, algunos de éstos son convencionales, y no una «dinastía» en el sentido estricto del término, como personas unidas por lazos de sangre.

Dinastía constantiniana (324–363)

No dinástico o «Dinastía joviana» (363–364)

Dinastía valentiniana-teodosiana (364–457)

Dinastía valentiniana (364–379)

Dinastía teodosiana (379–457)

Dinastía de León o Dinastía tracia (457–518)

Dinastía justiniana (518–602)

No dinástico o «Dinastía de Focas»

Dinastía heracliana (610–711)

No dinásticos o «primer período turbulento» (695–717)

Restauración (705-711)

No dinásticos (711-717)

Dinastía isáurica (717–802)

No dinásticos o «segundo período turbulento» (802–820)

Dinastía amoriana o frigia (820–867)

Dinastía macedonia (867–1057)

No dinástico

Dinastía Ducas-Comneno (1057-1185)

Dinastía de los Comnenos (1057–1059)

Dinastía de los Ducas (1059–1078)

No dinástico

Dinastía de los Comnenos (1081–1185)

Dinastía de los Ángeles (1185–1204)

Toma de Constantinopla por los Cruzados (1204)

En 1204, los cruzados toman y saquean Constantinopla, ejecutan a Alejo V (a instancias de su suegro, Alejo III) y fundan el Imperio latino, imponiendo a Balduino IX, conde de Flandes, como emperador. Al imponerse, reclamarán los territorios del Imperio bizantino, aunque sólo ejercerán control efectivo sobre algunas áreas de Grecia, la ciudad y territorios adyacentes. Mientras tanto, los aristócratas bizantinos fundaron nuevos estados, controlando gran parte del territorio: el Imperio de Nicea, el Imperio de Trebisonda y el Despotado de Épiro serían los más influyentes. La sucesión imperial legitimada por el Patriarca de Constantinopla (y, en la práctica, por superioridad militar), quedará en manos de los emperadores de Nicea, que recuperarán la capital bizantina luego de 57 años de ocupación latina.

Dinastía de los Láscaris e Imperio de Nicea (1204–1261)

Dinastía de los Paleólogos (1261–1453) y de los Cantacuzenos (1341–1357)

Titulares (1453-1502)

Véase también

Referencia

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Tuesday, January 26, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.