Explotación infantil

La explotación infantil es la utilización, para fines económicos o de otra índole, de menores de edad por parte de adultos, afectando con ello el desarrollo personal y emocional de los menores y el disfrute de sus derechos. Algunos autores utilizan este término como sinónimo de trabajo infantil, aunque otros emplean este último de un modo más amplio, sin una necesaria carga negativa[1]

Trabajo infantil estimado por región en 2008. Jornadas largas, trabajo clandestino y uso de maquinaria pesada se consideran peligrosos.[2]
Niño explotado, Honduras, siglo XXI.

Erradicación del trabajo infantil

La erradicación del trabajo infantil tiene para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) una prioridad urgente y muy importante ya que durante siglos el trabajo infantil fue aceptado y era legal mientras que actualmente, ésta y otras prioridades forman parte de la Declaración de los Derechos del Niño.

Por qué erradicar el trabajo infantil

Eliminar el trabajo infantil es un prioridad por los efectos que las actividades laborales tienen sobre la salud y el desarrollo de los menores de edad[3]. Igualmente esta demostrado que cuando los menores de edad trabajan, con frecuencia son explotados al no recibir salario o porque las jornadas de trabajo son usualmente extensas. Algunos estudios muestran que en la medida que mas trabaje el menor de edad se expone a sufrir una mayor accidentalidad y enfermedades[4]. El trabajo de menores también afecta la educación al generar deserción escolar. Esta demostrado que el atraso escolar se relaciona con las horas de trabajo en la niñez[5].

En 1992, la OIT creó el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil para combatir el trabajo de los niños y niñas y en 2014 el fundador del Centro Internacional sobre trabajo infantil y educación, Kailash Satyarthi fue galardonado con el Premio Nóbel de la Paz por su lucha contra la explotación infantil en la India.

Si bien el gráfico indica un menor número en América Latina, lo cierto es que las condiciones de trabajo en muchos casos son de peligro, debiéndose reglamentar los trabajos peligrosos para evitar el trabajo de niños, niñas y adolescentes. A la fecha en el Perú existe la propuesta de erradicación del trabajo infantil desde el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, ninguna otra cubre esta problemática. Entre 1992 al 2012 existió la propuesta Educadores de Calle de atención en calle, desactivada y reemplazada.

Trabajo infantil en México

De acuerdo al informe El trabajo infantil en México: avances y desafíos, elaborado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), la principal causa del trabajo infantil es la pobreza. Otros factores causantes de este fenómeno social es la demanda en hogares, granjas o negocios familiares para que los niños participen en el trabajo; las normas y actitudes sociales y, los costos que implica la educación (uniformes, transporte, material escolar, inscripciones).

Solamente uno de cada cuatro niños trabajadores concluye su educación básica de lo cual se desprenden problemas como el analfabetismo y el ausentismo escolar, altos índices de reprobación, bajo aprovechamiento y deserción escolar. El informe detalla que los motivos por los cuales los niños laboran son los siguientes: 23.3 por ciento trabaja para pagar sus gastos o para la escuela; el 22.5 por ciento lo hace para completar el gasto de sus hogares; 22.4 por ciento realiza estas labores sólo por ayudar y, 13.5 por ciento labora para aprender un oficio.

El trabajo infantil es un problema de escala mundial y aunque en México se ha ido reduciendo, el informe señala que aún hay un estimado de 2 millones 500 mil niños y adolescentes de 5 a 17 años laborando.[6]

OIT, UNICEF y la oficina de la UNESCO en México exhortan al país a centrar su atención en el acceso a una educación de calidad de todas las niñas, niños y adolescentes como factor clave en la lucha contra el trabajo infantil. Ya que señala que la primera razón por la que las niñas y niños no asisten a la escuela es la falta de interés o aptitud, en este sentido es necesario se les dé un seguimiento educativo en comunidades indígenas, con discapacidad o migrantes( como las hijas y los hijos de jornaleros agrícolas). [7]

Filmografía

Véase también

Referencias

  1. UNICEF. Trabajo infantil. Freno al desarrollo. Panorama general y políticas para su erradicación. Santiago, 2000.
  2. National Geographic en Español, Noviembre del 2010.
  3. Ayala, L., & Rondón, A. (2004). Efectos del trabajo infantil en la salud del menor trabajador. Rev Salud Publica, 6, 270-88.
  4. Schlick, C., Joachin, M., Briceño, L., Moraga, D., & Radon, K. (2014). Occupational injuries among children and adolescents in Cusco Province: a cross-sectional study. BMC public health, 14(1), 766.
  5. Pinzón-Rondón, A. M., Briceño-Ayala, L., Botero, J. C., Cabrera, P., & Rodríguez, M. N. (2006). Trabajo infantil ambulante en las capitales latinoamericanas. Salud pública de México, 48(5), 363-372.
  6. Muñoz Ríos, Patricia. “Colima, Guanajuato, Guerrero y Puebla, donde más niños trabajan”. La Jornada. [ en línea]. [Consulta: 11 de diciembre de 2014]. Disponible en web: http://www.jornada.unam.mx/2014/12/09/sociedad/040n1soc
  7. "1 de cada 5 niños que trabajan en México, lo hace para pagar la escuela o sus propios gastos".[en línea]. [consulta 7 de diciembre de 2015]. Disponible en web: http://www.unicef.org/mexico/spanish/noticias_30049.htm

Bibliografía

Enlaces externos

Wikinoticias

This article is issued from Wikipedia - version of the Wednesday, February 10, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.