Lugarteniente

Los lugartenientes o legados eran unas personas agregadas o adjuntas, tanto por lo civil como por lo militar, a cada procónsul o pretor romano.

Por lo común, eran nombrados por el senado o con su autorización por el mismo procónsul y esto era lo que se llamaba aliquem sibi legare. Algunas veces, si bien muy pocas, eran nombrados por el pueblo. Su número solía ser proporcionado a la clase del gobernador y a la importancia de la provincia, pero parece que lo que menos se nombraban tres.

El nombre de lugarteniente se daba al jefe supremo de una legión romana. Se conocían cuatro clases de lugartenientes:

El título de legatus era muy honorífico y personas de la más alta categoría se hacían un honor en desempeñar este encargo. Escipión el Africano sirvió como legado bajo el mando de Lucio su hermano.

Los legados tuvieron también alguna vez el honor de llevar lictores pero el magistrado a cuyas órdenes servían podía quitarles este privilegio.

Habiendo dividido Augusto las provincias del Imperio romano en consulares, legatorias y presidiales, el nombre de legatorias se dio a aquellas que gobernaba el mismo emperador pero en las cuales él no residía y que, por consiguiente, administraba por medio de sus lugartenientes o legados.

El emperador Otón cambió el nombre de legado en el de prefecto. Los lugartenientes de los romanos correspondían a nuestros capitanes o tenientes generales u oficiales superiores que se envían a mandar un ejército o una provincia.

Referencias

Diccionario histórico enciclopédico, 1830

This article is issued from Wikipedia - version of the Friday, October 17, 2014. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.