Manuel Antonio Arboleda Arboleda

Manuel Antonio «Matoño» Arboleda Arboleda (Popayán, 18 de febrero de 1905 - Fúquene, Cundinamarca, 13 de diciembre de 1936) fue un abogado, político e intelectual colombiano.

Infancia y primeros estudios

Primer hijo varón de los esposos Julián Arboleda Scarpetta y Rafaela Arboleda Quijano, desde su infancia se le conoció entre sus allegados como "Matoño". Cursó sus estudios primarios en la Escuela de los Hermanos Maristas (hoy Colegio Champagnat) y en 1916 inició sus estudios secundarios en el Seminario Conciliar de Popayán, plantel que en ese momento regentaba su tío paterno Monseñor Manuel Antonio Arboleda Scarpetta, Arzobispo de Popayán. Su abuelo paterno fue el general Simón Benjamín Arboleda Arboleda, Ministro de Gobierno, diplomático y senador en diversas ocasiones. Su abuelo materno fue Gregorio Arboleda Torres, Rector de la Universidad del Cauca y líder político, quien a su vez era nieto del Presidente Camilo Torres Tenorio.

Su paso por este centro universitario marcó su vocación académica, pues las humanidades ocupaban allí un renglón preferente en el pénsum.[1] "Allí adquirió los conocimientos en lengua latina que le sirvieron para dominar la castellana, en la cual fue tan diserto y erudito hasta el punto de principiar algunas acotaciones a la obra de don Rufino José Cuervo sobre modismos bogotanos".[1]

En 1925 culminó los estudios conducentes al título de Bachiller en Filosofía y Letras en la Universidad del Cauca y en ese mismo año se trasladó a Bogotá, donde obtendría el título de abogado en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Externado de Colombia, en 1930.

Vida pública

Matoño Arboleda inició su trayectoria en el sector público desde muy poco después de culminar sus estudios universitarios, cuando el Gobernador del Cauca, Carlos M. Simmonds, le pidió regresar a Popayán para desempeñarse como su Secretario Privado. En 1932 fue elegido por voto popular como Diputado Suplente a la Asamblea del Cauca, "pero se negó a ocupar su curul vacante".[2]

En 1933 se trasladó de nuevo a la capital colombiana, tras su elección como Secretario General de la Dirección Nacional Liberal, cargo que desempeñó hasta 1934, cuando el Ministro de Educación, Darío Echandía, lo nombró como su secretario privado. Un año después vuelve al solar paterno por iniciativa del Gobernador Gabriel Caicedo Arroyo, quien lo nombra Secretario de Gobierno del Cauca. Por esta misma época comienza una activa producción literaria con escritos en publicaciones periódicas tales como El Pueblo Libre, de Popayán, El Diario Nacional y El Espectador, de Bogotá.

Impulsor del Museo Nacional de Colombia

Por iniciativa de Arboleda se logró un nuevo uso para el antiguo Panóptico Nacional, joya arquitectónica de enorme valor sobre la cual pesaba el peligro de una posible demolición. El edificio fue destinado para albergar las vastas colecciones del Museo Nacional de Colombia, donde funciona de forma ininterrumpida desde la primera mitad del siglo XX. En palabras del arquitecto e historiador colombiano Hernando Vargas Rubiano, (...) La transformación del llamado "panóptico" en museo fue idea de Matoño Arboleda: hace varios años, en los diarios capitalinos se glosó acerbadamente, sin razones valederas, la arquitectura y la ubicación de la prisión. En su defensa, y previendo la posible demolición, Matoño sugirió la preservación de la fábrica y su nuevo uso reutilizándolo como un gran museo nacional.,[3][4]

Su figuración en el seno del Partido Liberal Colombiano le permitió destacarse al interior del gabinete del Presidente Alfonso López Pumarejo, cuyo gobierno se encontraba adelantando importantes reformas en diferentes campos, entre ellos, el educativo. Como consecuencia de lo anterior, Matoño Arboleda fue designado Secretario General de la Universidad Nacional de Colombia, en momentos en que se le daba una transformación urbanística y arquitectónica a cargo de arquitectos europeos. En este cargo se encontraba cuando lo sorprendió la muerte. Lo sucedió en el cargo su amigo Otto de Greiff quien, junto a su hermano León de Greiff, habían compartido con Arboleda una extensa actividad intelectual.[5]

Producción intelectual

La aguda expresión literaria que caracterizó a Arboleda se vio truncada prematuramente por su fugaz existencia. Varios de sus escritos fueron publicados con seudónimo o sin firma, mientras que otros desaparecieron, como su poema "Candilejas", el que quizás más resonancia tuvo entre sus contemporáneos.

Tras recibirse como abogado "hizo conocer sus aficiones literarias publicando algunas composiciones en Ariel, revista estudiantil que recogía la inquietud de esa generación universitaria".[6]

Así describe el poeta y crítico literario Rogelio Echavarría la obra de Arboleda: "Nada queda de su lira, hecha para los cantares de gesta, para la epopeya feudal y el romancero galante", dice el historiador de la poesía payanesa José Ignacio Bustamante, quien destaca como inolvidables sus chispeantes y efímeros versos festivos, travesuras de estudiante, especialmente aquellos escritos con los pies (o sea, de pie forzado) que intercambió con Alberto Mosquera.[7]

Vida familiar

Arboleda contrajo matrimonio en Popayán el 12 de febrero de 1936 con su prima hermana Sofía Dolores Arroyo Arboleda, hija de José Antonio Arroyo y Díez-Colunje, y Sofía Arboleda Quijano, ambos payaneses. El matrimonio Arboleda-Arroyo tuvo una única hija, Bárbara Cristina, nacida de manera póstuma unas semanas después del trágico deceso de Arboleda.

Muerte

La muerte de Matoño Arboleda se produjo en la denominada Tragedia de Fúquene, ocurrida en la laguna del mismo nombre, en las afueras de Bogotá, el 13 de diciembre de 1936. Su temprana desaparición truncó numerosos proyectos académicos y políticos que Arboleda tenía a cargo y que supusieron la interrupción abrupta de su carrera política y académica.

En palabras de Echavarría, Matoño pereció ahogado en la laguna de Fúquene y no en una quijotesca reyerta caballeril, como hubiera sido lo lógico.[7]

Bibliografía

Referencias

  1. 1 2 Departamento del Cauca (1938). "Manuel Antonio Arboleda - Homenaje del Cauca a su memoria". Popayán: Talleres Editoriales del Departamento del Cauca. p.100
  2. Departamento del Cauca (1938). "Manuel Antonio Arboleda - Homenaje del Cauca a su memoria". Popayán: Talleres Editoriales del Departamento del Cauca. p.104
  3. Vargas Rubiano, Hernando (1948). "Transformación de panóptico en museos". Bogotá: Revista PROA. p.14
  4. http://pachajoa.110mb.com/roa.htm MUSEO NACIONAL DE COLOMBIA. Por Mario Pachajoa Burbano Martes 5 de febrero de 2002
  5. Quiroz Otero, Ciro Alfonso (2009). Alfonso López Pumarejo: el presidente del siglo XX en UN Periódico Publicación de la Universidad Nacional de Colombia. Bogotá: Casa Editorial El Tiempo. p.6.
  6. Departamento del Cauca (1938). "Manuel Antonio Arboleda - Homenaje del Cauca a su memoria". Popayán: Talleres Editoriales del Departamento del Cauca. ps.102-103
  7. 1 2 Echavarría, Rogelio (1998). "Quién es quién en la poesía colombiana". Bogotá: Ministerio de Cultura - El Áncora Editores. p.39
This article is issued from Wikipedia - version of the Saturday, August 24, 2013. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.