Mapa

Mapa antiguo (aprox. 1650) que representa a la península de California como una isla.
Mapa político de la tierra (Basado en el mapa de la CIA)

Un mapa es una representación gráfica y métrica de una porción de territorio generalmente sobre una superficie bidimensional, pero que puede ser también esférica como ocurre en los globos terráqueos. El que el mapa tenga propiedades métricas significa que ha de ser posible tomar medidas de distancias, ángulos o superficies sobre él y obtener un resultado que se puede relacionar con las mismas medidas realizadas en el mundo real.

Iniciados con el propósito de conocer su mundo, y apoyados primeramente sobre teorías filosóficas, los mapas constituyen hoy una fuente importante de información y una gran parte de la actividad humana está relacionada de una u otra forma con la cartografía.

Actualmente se tiene la inquietud (y la necesidad) de proseguir con la nunca acabada labor cartográfica. El universo en general (y el Sistema Solar en particular) ofrecerá sin duda nuevos terrenos para esta labor que tiene orígenes inmemoriales.

El uso de las técnicas basadas en la fotografía por satélite, ha hecho posible no sólo conocer el contorno exacto de un país, de un continente, o del mundo, sino también aspectos etnográficos, históricos, estadísticos, hidrográficos, orográficos, geomorfológicos, geológicos, y económicos, que llevan al hombre a un conocimiento más amplio de su medio, del planeta en el que vive.

La historia de la cartografía abarca desde los primeros trazos en la arena o nieve, hasta el uso de técnicas geodésicas, fotogramétricas, y de fotointerpretación. Los errores geométricos de un mapa suelen mantenerse por debajo de lo que el ojo humano puede percibir. Es habitual cifrar el límite de la percepción visual humana en 0,2 mm.

La cuestión esencial en la elaboración de un mapa, es que la expresión gráfica debe ser clara, sin sacrificar por ello la exactitud. El mapa es un documento que tiene que ser entendido según los propósitos que intervinieron en su preparación. Todo mapa tiene un orden jerárquico de valores, y los primarios deben destacarse por encima de los secundarios.

Para poder cumplir con estas exigencias, el cartógrafo puede crear varios "planos de lectura". En todo momento se deben tener presentes las técnicas de simplificación, a base de colores o simbología, sin perder de vista que en un plano de lectura más profunda se pueden obtener elementos informativos detallados. La cantidad de información debe estar relacionada en forma proporcional a la escala. Cuanto mayor sea el espacio dedicado a una región, mayor será también el número de elementos informativos que se puedan aportar acerca de ellos.

En definitiva, todo mapa tiene que incluir una síntesis de conjunto al igual que un detalle analítico que permita una lectura más profunda. El nivel en que se cumplan estas condiciones, será igualmente el nivel de calidad cartográfica de un determinado mapa.

Historia de la cartografía

Parece que todos los pueblos primitivos han tenido cierta forma de cartografía rudimentaria, expresada muchas veces por lo que se podría llamar cartografía efímera: meros trazos momentáneos en la arena, en tierra húmeda u otros elementos. Tal vez éstos no hayan pasado de una simple flecha indicadora de dirección entre dos puntos, pero aun así pueden ser considerados como un primer esbozo cartográfico.

Los indígenas de las Islas Marshall elaboraban ya proto-mapas prehistóricos con conchas sobre enrejados de palmas, representando "cartas marinas" e indicando la curvatura de los frentes de olas. También cabe destacar como antecedentes, las primitivas cartas elaboradas por esquimales sobre la hidrografía de las regiones que habitaban.

Babilonia y Grecia

Apariencia probable del ahora perdido primer mapa del Mundo (Anaximandro, 610 a 546 a. C.).

Los mapas más antiguos que se conocen son unas tablillas babilónicas de hace unos 5000 años. No obstante, los primeros mapas con fundamento científico provienen de Grecia, y se basan en tratar de reproducir con fidelidad informaciones aportadas por viajeros diversos, intentando conjugar esas informaciones. Se afirma que Tales de Mileto elaboró el primer mapamundi en el que se concibe al Mundo como un disco que flota sobre las aguas. Aristóteles fue el primero en medir el ángulo de inclinación con respecto al ecuador, lo que permite posteriormente deducir la esfericidad de la Tierra e, incluso, la existencia de zonas tropicales y casquetes polares. Hiparco (siglo II a. C.), estableció por primera vez las convenciones matemáticas que permitían trasladar las características de la superficie esférica a un plano, es decir, realizó la primera proyección cartográfica.

Eratóstenes (284 - 192 a. C.) estableció las primeras medidas de la Tierra. Obtiene el radio del ángulo terrestre y a partir de ahí la longitud de la Tierra, la del meridiano, la circunferencia terrestre (muy aproximada a la real). Entre él, Ptolomeo y otros cambian la concepción de los griegos sobre la Tierra, que no es plana, sino curva.

Ptolomeo (siglo II d.C.) recogió todos los conocimientos de sus predecesores y presentó el primer panorama completo del progreso cartográfico logrado hasta su tiempo. Publicó un método acerca de la determinación de coordenadas con base en meridianos y paralelos. Con la obra de Ptolomeo se iniciaba la oportunidad de conocer el mundo de una nueva manera: por medio de los mapas.

Portulano (1541).

Después de la obra de Ptolomeo, durante muchos siglos se estancó prácticamente la cartografía, por lo que los marinos navegaban usando mapas improvisados, hasta que el descubrimiento de la brújula permitió que elaboraran los primeros portulanos. Entre estos mapas, resultantes de la experiencia, cabe destacar los de las escuelas italiana, catalana, portuguesa, veneciana, francesa, y principalmente mallorquina. Los viajes de los venecianos y genoveses al interior de África, y los grandes recorridos de portugueses y españoles por las costas de aquel continente -y posteriormente del americano-, dieron un nuevo y gran impulso a la cartografía.

En América

En México, los jefes indígenas, según Hernán Cortés, tenían cartas geográficas elaboradas en papel de maguey y pieles, así como tejidos de algodón, henequén y palma, en los que se dibujaba con colores vegetales y en ocasiones se les daba un acabado con barniz. Estos mapas reproducían itinerarios y zonas específicas. Se considera que los españoles agregaron a los mapas existentes notas en español, sustituyendo la huella del pie descalzo por una herradura para indicar los caminos que podían ser transitables a caballo. También se agregó la representación de templos católicos por medio de cruces y posteriormente ideogramas que simbolizaban fuentes, canales y acueductos.

En la época del descubrimiento de América destacaron los grandes cartógrafos como Diego Méndez, Juan de la Cosa, Pedro y Jorge Reinel, Sebastiano Caboto, Oronteus Finaeus, Desceliers y, en forma muy especial, Gerardus Mercator, quien en 1569, utilizó por primera vez el canevas de proyección. Como un dato curioso, se cuenta que Américo Vespucio, quien recibió la gran distinción de dar nombre al Nuevo Mundo, fue en realidad un cartógrafo destacado pero no excepcional, y, el quizás inmerecido honor que se le hizo, se debió a que un editor que publicó los primeros mapas de las nuevas tierras, señaló a éstas como "tierras de Américo" y el nombre se popularizó de un modo irreversible. El sistema de la proyección de Mercator, puede considerarse como el logro más importante en la historia de la cartografía, antes de que en el siglo XX se impusieran las nuevas técnicas de la fotografía aérea y, posteriormente, desde satélites.

Américo Vespucio

Américo Vespucio (1454 - 1512) fue un navegante que trabajó al servicio de Portugal y de la Corona de Castilla; se lo consideró el primer europeo en comprender que las tierras descubiertas por Cristóbal Colón conformaban un nuevo continente. Por esta razón, el cartógrafo Martin Waldseemüller utilizó en su mapa de 1507 el nombre de "América" como designación para el Nuevo Mundo. Vespucio comenzó a trazar los mapas de sus viajes por el continente americano una vez instalado en Sevilla (1508) al servicio del rey Fernando. Tanto Solís, Pinzón, Juan de la Cosa como Vespucio contribuyeron con sus expediciones al trazado de los primeros mapas de los que se tiene conocimiento sobre el continente americano. Asimismo, los llamados planisferios de Salviatti y de Castiglione, ambos aproximadamente de 1525, son importantes documentos de la cartografía de la época, en la cual se basaron mapas posteriores. El planisferio de Castiglione fue regalado a éste por el emperador Carlos V. El mapa de Waldseemüller, impreso en 12 hojas separadas, fue de los primeros en el que se separaban con claridad Norteamérica y Sudamérica de Asia.

Abraham Ortelius

En el siglo XVI muchos cartógrafos elaboraron mapas que iban incorporando la creciente información que aportaban los navegantes y los exploradores. Abraham Ortelius, un cartógrafo flamenco, nacido en 1527 se convirtió en un famoso matemático antes de centrar su actividad en la geografía y la cartografía. En 1570 publicó su Theatrum Orbis Terrarum, el primer atlas moderno, obra considerada como el primer éxito comercial inmediato dentro de su tipo. Actualmente se sigue usando la clasificación y estructura de éste. Su primera versión contenía 70 mapas (56 de Europa, 10 de Asia y África y uno de cada continente). Realizó una selección de los mejores mapas disponibles, que redibujó con un formato uniforme para la edición de su obra, y estableció un orden lógico de los mapas: mapamundi, Europa, Asia, África, Nuevo Mundo. También incluyó una lista con los nombres de los autores de los mapas. Este atlas tuvo un gran éxito, sobre todo por su tamaño y formato; fue editado en diversos idiomas, y no paró de actualizarse y mejorarse hasta 1612. En 1575 Ortelius fue nombrado geógrafo de Felipe II, un cargo que le permitió acceso a los conocimientos acumulados por los exploradores portugueses y españoles.

Gerhardus Mercator

Las loxodromias, líneas que cortan todos los meridianos según un ángulo constante.

El geógrafo y cartógrafo de origen germano-holandés Gerhard Kremer, en latín Gerhardus Mercator (1512 - 1594), natural de los Países Bajos, estudió filosofía y matemáticas en su juventud, convirtiéndose pronto en un eminente cartógrafo; entre otros, realizó trabajos para el emperador Carlos V. Sin embargo, en la década de 1540 fue acusado de herejía y estuvo encarcelado durante algún tiempo. Después se trasladó a Duisburgo, en el ducado de Cléveris, donde se establecieron también muchos protestantes holandeses perseguidos.

En 1554 se hizo internacionalmente famoso por un gran mapa de Europa. En un mapamundi del año 1569 utilizó el sistema de proyección de mapas que más tarde se bautizó con su nombre. Se trata de una representación cilíndrica con meridianos rectos y paralelos y círculos de latitud iguales, y tiene la ventaja de que las rectas que unen dos puntos mantienen un rumbo constante, lo que facilitaba la navegación a brújula. En el mapamundi de Mercator, referido a coordenadas cartesianas los paralelos son rectas paralelas al eje de las abscisas, estando el ecuador representado por dicho eje, y los meridianos son rectas paralelas al eje de las ordenadas, estando el meridiano origen representado por dicho eje; los polos no son representables en el mapa. La proyección cartográfica de Mercator es, pues, una proyección cilíndrica rectangular directa en la que los paralelos son líneas que conservan las distancias. El valor del módulo de deformación lineal crece con la latitud hacia el polo norte o hacia el polo sur, siendo infinito en ambos polos. A paralelos equidistantes en la esfera terrestre corresponden así, en el mapa, rectas cada vez más distanciadas. Las loxodromias sobre la Tierra (líneas que cortan todos los meridianos según un ángulo constante) se representan en este mapa mediante rectas. Sólo la proyección de Mercator goza de esta propiedad.

Mapa de América (cartógrafo: Jodocus Hondius, ca. 1640)

El uso de esta cartografía es general en navegación marina, porque permite encontrar el ángulo de ruta por simples procedimientos gráficos. No obstante, en este mapa la escala varía muy rápidamente, sobre todo en las latitudes altas, por lo que conviene dar siempre la escala del mapa de Mercator para un determinado paralelo de referencia, que puede ser el ecuador, o bien para el paralelo medio del mapa. El primer año después de la muerte de Mercator se publicó su gran libro de mapas del mundo. Él lo había denominado Atlas, en honor al gigante de la mitología griega que sostenía la bóveda celeste, y desde entonces se han llamado así las obras mayores de cartografía. Posteriormente, el famoso cartógrafo y grabador en cobre Jodocus Hondius perfeccionó y volvió a publicar el Atlas de Mercator.

Mercator sigue considerándose como uno de los mayores cartógrafos de la época de los descubrimientos; la proyección que concibió para su mapa del mundo resultó de un valor incalculable para todos los navegantes. La precisión de los mapas posteriores aumentó mucho debido a las determinaciones más precisas sobre latitud y longitud y a los cálculos sobre el tamaño y forma de la Tierra.

Declinación magnética y corrientes

Los primeros mapas en los que aparecían ángulos de declinación magnética se realizaron en la primera mitad del siglo XVII, y las primeras cartas que mostraban las corrientes oceánicas se realizaron hacia 1665. En el siglo XVII se establecieron los principios científicos de la cartografía y las inexactitudes más notables de los mapas quedan constreñidas a las partes del mundo que no se habían explorado.

Aportación francesa (s.XVIII)

Mapamundo de Delisle (versión de 1707).

A finales del siglo XVII las determinaciones astronómicas tomadas en las diversas partes del mundo y, en particular, en Asia Oriental, eran lo bastante numerosas para que no se conservasen ya en los mapas los errores que los desfiguraban. Los datos falsos y los verdaderos, mezclados desde siglos, formaban un laberinto necesitado de una revisión total. El geógrafo francés Guillermo Delisle (1675-1726) publicó en 1700 un mapamundi que situaba en su lugar y con dimensiones correctas las regiones orientales del antiguo continente. Jean Baptiste Bourguignon d'Anville tenía 29 años cuando Delisle murió en 1726. Profesó por la geografía una vocación casi innata, ya que de niño era su juego y su distracción. Luego fue su constante preocupación y el pensamiento de toda su vida. Dedicó a ella todos sus estudios y sus cualidades unidas a un innegable gusto artístico. A los 22 años se dio a conocer por una serie de mapas de Francia, producciones que tenían ya un sello original que distinguieron siempre sus obras posteriores.

Mapa de la tercera parte de Asia (Jean Baptiste Bourguignon d'Anville, París, 1753.

La Academia de las Ciencias de Francia trabaja en perfeccionar la geografía astronómica y matemática y enviaba a viajeros aislados o comisiones a diferentes partes del Globo. Unos, para resolver el problema de la física terrestre, como Ridrer, que en 1672 fue a la isla de Cayena, y otros, como M. De Chazelles, en 1694, para determinar la latitud y la longitud de algunas posiciones importantes en el interior del Mediterráneo, a fin de disipar algunas dudas que quedaban acerca de la longitud de este mar tan mal representado según los datos de Ptolomeo. Otros se dirigieron a Laponia y al Perú, para medir al mismo tiempo dos arcos de meridiano, más allá del círculo Polar el uno y cerca del ecuador el otro. De este modo se comprobó la exactitud de la teoría newtoniana acerca del achatamiento del globo terrestre.

Planisferio celeste del siglo XVII

Tanto las operaciones de Laponia, ejecutadas desde 1735 a 1737 por Clairant y Maupertius, como las del ecuador, desde 1735 a 1739 por La Condamine, Godin y Bouguer, acompañados de Antonio de Ulloa y Jorge Juan, confirmaron las deducciones teóricas y pusieron de manifiesto el aumento progresivo de los grados terrestres a partir del ecuador. Colbert pidió a la Academia de las Ciencias la descripción geométrica del reino y Cassini de Thury, director del Observatorio y nieto del gran astrónomo, concibió una proyección cartográfica que lleva su nombre. En 1744 comenzó las primeras operaciones, ayudado por su hijo, de muchos astrónomos y de una treintena de prácticos hábiles en el levantamiento de planos. Este trabajo fue terminado en 1773 y sirvió de modelo para proyectos similares llevados a cabo en otros países.

Hacia finales del siglo XVIII, cuando decayó el espíritu explorador y comenzó a desarrollarse el nacionalismo, un gran número de países europeos comenzó a emprender estudios topográficos detallados a nivel nacional. El mapa topográfico completo de Francia se publicó en 1793, con una forma más o menos cuadrada y con una medida de aproximadamente 11 m de lado. El Reino Unido, España, Austria, Suiza y otros países siguieron su ejemplo. En los Estados Unidos se organizó, en 1879, el Geological Survey (estudio geológico) con el fin de realizar mapas topográficos de gran escala en todo el país. En 1891, el Congreso Internacional de Geografía propuso cartografiar el mundo entero a una escala 1:1.000.000, tarea que todavía no ha concluido.

Mapa topográfico de los Alpes de 1907.

La cartografía en el siglo XX

En el siglo XX, la cartografía ha experimentado una serie de importantes innovaciones técnicas. La fotografía área, denominada también ortofotomapa, se desarrolló durante la I Guerra Mundial y se utilizó, de forma más generalizada, en la elaboración de mapas durante la II Guerra Mundial. Los Estados Unidos, que lanzaron en 1966 el satélite Pageos y continuaron en la década de 1970 con los tres satélites Landsat, están realizando estudios geodésicos completos de la superficie terrestre por medio de equipos fotográficos de alta resolución colocados en esos satélites. A pesar de los grandes avances técnicos y de los conocimientos cartográficos, quedan por realizar estudios y levantamientos topográficos y fotogramétricos de grandes áreas de la superficie terrestre que no se han estudiado en detalle.(Martín A.Cagliani)

Mapa geológico de Lorena (Francia).

A principios del siglo XX quedaba por explorar alrededor del 5 % de la superficie terrestre. Fue hasta la segunda mitad de este siglo que se logró, con ayuda de los satélites artificiales, la exploración de prácticamente la totalidad de la Tierra.

Mapa topográfico de Sri Lanka.

Para la fotogrametría moderna se emplean instrumentos de alta precisión que permiten relacionar las fotografías aéreas y de satélite con las medidas reales del terreno. De ello resulta una información gráfica que hace posible conocer las distancias y los desniveles de una región determinada. La fotointerpretación, a través de la visión estereoscópica de la fotogrametría o aerotopografía, da un elevado nivel de detalle, que hace posible llegar a conclusiones verdaderas acerca de las condiciones de los suelos, sus usos actuales y potenciales.

Por otra parte, la aparición de los Sistemas de Información Geográfica (SIG) en los años 1970 y su popularización en los 90 han revolucionado la forma de crear y manejar cartografía a través de estas herramientas informáticas que asocian elementos espaciales con bases de datos. Los SIG permiten el análisis y la gestión del territorio a través de cartografía digital de una manera rápida y efectiva.

En la actualidad la elaboración de mapas es una operación compleja en la que participan grupos de más de 50 diferentes disciplinas: fotonavegantes, mecánicos, químicos laboratoristas, geodestas, matemáticos, topógrafos, geólogos, biólogos, geógrafos, físicos, agrónomos, edafólogos, ingenieros civiles, economistas y arquitectos, entre otros.

Hubo quienes pensaban que la cartografía iba a estancarse una vez que se plasmara en mapas la superficie de cada región de la Tierra. Sin embargo, existen planes serios de hacer mapas de los planetas vecinos del Sistema Solar, de manera que los mapas, que fueron la forma inicial de conocer la Tierra, muy pronto servirán para llevar las fronteras del conocimiento más allá del planeta en el que vivimos.

Tipos de mapa

Climas del Mundo.
Temperatura media anual de la superficie oceánica.
Nivel del mar.
Mapa batimétrico del Océano Pacífico.
División política de Bolivia en departamentos y municipios.
Mapa de Oceanía.
Mapa indicando los sitios de alunizaje.
Mapa dasimétrico mostrando densidad de población.
Mapa lingüístico del quechua.
Mapa fenológico mostrando la migración de la cigüeña negra.
Mapa turístico de París generado para una guía impresa de viajes de Wikitravel a partir de datos del proyecto OpenStreetMap.

Mapas que marcaron la historia

A lo largo de la historia han surgido maneras y modos de mostrar la posición de fenómenos geográficos, representaciones extraordinarias que trasformaron la manera de ver el mundo para siempre. Los que siguen a continuación son algunos de esos mapas, hitos cartográficos fruto y reflejo de cada tiempo y de cada civilización.

Mapas que marcaron la historia
Título Autor Datación Relevancia Imagen
Mapa de Bedolina Desconocido Edad del Hierro Este petroglifo, situado en Val Camonica (Italia), localiza posibles campos de cultivo, cabañas/graneros y caminos.[1] Está considerado como el mapa más antiguo de un lugar poblado representado por grupos humanos.[2]
Carta de palos Cultura polinesia Utilizados desde época inmemorial hasta mediados del siglo XX A través de estos sencillos "mapas" de madera -que representan de manera esquemática las direcciones de los vientos, las olas y las islas- los polinesios de las islas Marshall colonizaron las islas del sur y el oeste del Pacífico, en una de las hazañas más grandes de la navegación.[3] Son una importante contribución a la historia de la cartografía, ya que representa un sistema de cartografiado que nunca antes se había llevado a cabo, indicando que en el pasado existieron mapas de una tipología y codificación diferente a los que estamos acostumbrados a ver y utilizar.[4]
Papiro de las minas Escriba Amennjat ca. 1150 adC Este papiro contiene un plano de singular importancia, con indicaciones topográficas, altimétricas, geológicas, toponímicas, etc. Está considerado como uno de los primeros mapas topográficos que se han conservado y el mapa geológico más antiguo del mundo.[5]
Mapamundi de Ptolomeo Claudio Ptolomeo Siglo II Basado en la Geographia, es el primer mapa conocido que permite localizar la posición exacta de lugares en función de su longitud y latitud. Aunque únicamente unas pocas de estas posiciones estaban fundamentadas en observaciones directas y el resto se obtuvieron por estimación, el mapa de Ptolomeo solo fue superado catorce siglos después.[6]
Mapas T-O Diferentes autores Edad Media Son mapas que no aspiraban a ser una representación precisa del mundo, sino una herramienta para el adoctrinamiento teológico. Entre los más de mil mapas T-O que se conservan, el más detallado es el de la catedral de Hereford, en Inglaterra (ca. 1300).[7] Este tipo de mapas representaban el ecúmene a través de un círculo en el que se inscribía una T interior cuyo tronco es el Mar Mediterráneo y los brazos representaban por un lado el Mar Negro y el río Don, y por otro el río Nilo. En el centro se localiza Jerusalén.
Mapamundi de Beato de Liébana Beato de Liébana 776 Recogido en los Comentarios al Apocalipsis, es una de las principales obras cartográficas de la Alta Edad Media. Este mapa de T en O refleja las resonancias religiosas de la cartografía medieval cristiana de la época. Sobre la base de una Tierra plana cuyo centro se encontraba en Jerusalén, su destino no era representar de manera fidedigna el mundo, sino el de servir de ilustración a la diáspora primigenia de los apóstoles.
Mapa de los caminos de Yu el Grande Desconocido 1136 Este mapa, tallado en piedra, es heredero del conocimiento desarrollado por el astrónomo chino Chan Heng, que introdujo por primera vez una cuadrícula rectangular como ayuda para el trazado. En él los ríos y costas se reproducen con gran precisión.[8]
Tabula Peutingeriana Desconocido Finales del siglo XII principios del XIII.[9] Considerado como el primer mapa de carreteras conocido de la historia, representa "itinerarios" o listas de destinos a lo largo de las calzadas romanas.
Atlas Catalán Cresques Abraham ca. 1375 El mapamundi de los Cresques, el mejor trabajo de la escuela cartográfica mallorquina del siglo XIV, está considerado el mapa más importante de la Edad Media. Recoge lugares mencionados por Marco Polo en sus viajes y es el primer mapa conocido que incorpora una rosa de los vientos.
Mapamundi de Henricus Martellus Henricus Martellus Germanus ca. 1490 De clara influencia ptolomeica, muy probablemente Colón utilizó este mapa o uno similar para convencer a los Reyes Católicos sobre la posibilidad de alcanzar las Indias.[10] Refleja las últimas teorías sobre la forma del mundo, siendo el primero en recoger el Cabo de Buena Esperanza y demostrando que no había una conexión terrestre por el sur con Asia, por lo que los europeos podían llegar a las riquezas de las Indias Orientales por mar sin tener que atravesar territorio musulmán.
Carta de Juan de la Cosa Juan de la Cosa 1500 El mapa es la representación inequívoca del continente americano más antigua conservada. Obligaría a modificar la imagen del mundo conocido hasta entonces.[6]
Universalis Cosmographia Martin Waldseemüller 1507 Es el primer mapa donde se denomina al conjunto de las nuevas tierras descubiertas tras los viajes de Colón como América. Pero además Waldseemüller, que estaba influenciado por los escritos del navegante florentino Américo Vespucio, sugiere al dibujarlo que América no es parte de Asia, sino un nuevo continente per se.[10]
Padrón Real Diego Ribero 1529 El Padrón General de Diego Ribero -mapa maestro oficial y secreto a partir del cual se hacían las cartas de navegación usadas en todos los barcos españoles de la época- está considerado el primer mapa científico del mundo al ser el primer planisferio basado en observaciones empíricas de latitud y longitud, estándo fuertemente influenciado por la información recopilada durante la expedición de Magallanes-Elcano. En una época de descubrimientos este es un claro ejemplo de la política europea del momento de considerar a los mapas arcana imperii o secretos de estado.[5]
Teatro del Orbe de la Tierra Abraham Ortelius 1570 Publicado durante la llamada "Edad de los Atlas", está considerado como el primer atlas verdadero en el moderno sentido del término.[11] Este compendio cartográfico fue la más autorizada y exitosa de tales obras de finales del siglo XVI e inicios del XVII, alcanzando más de 40 ediciones y traducido a seis idiomas.[8]
Atlas de Mercator Gerhard Kremer 1578 Supuso un hito importante en la elaboración de cartografía ya que fue el primer mapa que encontró soluciones al problema de reproyectar en un plano la superficie esférica de la Tierra. Hasta entonces era imposible conseguir una representación exacta de la superficie terrestre en el mapa, lo que suponía un importante problema a la hora de medir distancias, de especial interés para la navegación.[6] Los actuales sistemas de proyección en los mapas son herederos de las innovaciones que desde 1569 desarrollo Mercator y que plasmó en sus mapas.[8]
Mapa de Cassini Giovanni Domenico Cassini 1683-1745 Fue el primer mapa general del reino de Francia. Construido sobre principios rigurosos, en su momento constituyó una verdadera innovación al utilizar la técnica de Gemma Frisius de triangulación geodésica para determinar con exactitud la posición de lugares lejanos. Su elaboración se prolongó durante cincuenta años, dedicando la familia Cassini tres generaciones para lograr completar este magno trabajo.[6]
Mapa Geológico de Inglaterra y Gales William Smith 1815 Recogido en el libro "Delineación de los estratos de Inglaterra, Gales y parte de Escocia", está considerado como el primer mapa geológico preciso del mundo al distribuir y ordenar las rocas sedimentarias, correlacionando estratos con fósiles.[12] Su mapa inspiró a otras naciones a cartografíar la geología de su país.[13]
Mapa del cólera John Snow 1854 Uno de los ejemplos más tempranos de cartografía temática, fue el precedente para el desarrollo de la epidemiología actual y un paradigma en el uso del método geográfico, anticipando metodologías y técnicas de los modernos Sistemas de Información Geográfica.[14]
Octopus Map Frederick Rose 1877 Durante la época victoriana fue frecuente la publicación de estos mapas políticos satíricos, existiendo dentro de este género todo un subtipo de mapas cómicos antropomórficos. El Octopus Map, que sigue el estilo iniciado por Joseph Goggin, es uno de los más conocidos y representa los acontecimientos políticos del convulso año 1877 en Europa, expresando la hostilidad británica frente a las ansias expansionistas del Imperio Ruso.[15][16]
Mapa Internacional del Mundo (MIM) Entidades nacionales y la ONU 1891-1987 Este mapa inconcluso, a escala 1:1.000.000, surgió en un principio como una actividad científica civil para soslayar las corrientes nacionalista e imperialistas de la época y fomentar la cooperación entre países en materia cartográfica. Finalmente se convirtió en un método de reivindicación de los estados y de sus posesiones coloniales y, en cada nación, de los centros cartográficos militares. El MIM fue un claro ejemplo de como los estados se han aprovechado de la cartografía para explicitar sus intereses internacionales y objetivos irrendentistas.[17]
Carta Batimétrica General de los Océanos (GEBCO) Organización Hidrográfica Internacional y la Comisión Oceanográfica Intergubernamenta Renovado periódicamente desde 1903 Este mapa del fondo marino ha contribuido decisivamente al desarrollo de teorías tales como la de la deriva continental formulada por Alfred Wegener.[8] Con los años se ha convertido en un mapa de referencia de la batimetría de los océanos del mundo para los científicos y el público en general.
Mapa del Metro de Londres Harry Beck 1933 Considerado como uno de los mejores diseños de mapa funcional, fue el primer mapa de transporte en utilizar una diagrama esquemático para representar las diferentes líneas, haciendo prevalecer la compresión frente a realidad geográfica.[7] Se hizo muy popular debido a su sencillez y desde entonces su estilo ha sido ampliamente adoptado en multitud de países para ilustrar los mapas topológicos de las redes de transporte.
Proyección de Peters Arno Peters, aunque con anterioridad James Gall ya creó uno muy similar. 1976 Creado con la intención de denunciar las implicaciones políticas de la proyección de Mercator, donde prevalece los países desarrollados frente a los del Tercer Mundo, este polémico mapa fue rápidamente adoptado por instituciones y grupos con inquietudes sociales. A Peters se le ha criticado el intentar resolver con su mapa la cuadratura del círculo, dado que su proyección no es más verdadera que la proyección "colonialista" que pretende sustituir.[10]
Misión topográfica Radar Shuttle (SRTM) NGA y NASA 2000 Realizado mediante interferometría rádar es el Modelo Digital del Terreno (MDT) más preciso existente actualmente para el conjunto de la Tierra, siendo considerado como la mejor información topográfica para muchos lugares del planeta. Debido a sus gratuidad y disponibilidad este MDT ha sido ampliamente utilizado en numerosos campos de investigación y trabajo.
OpenStreetMap (OSM) >25.000 contribuidores[18] Actualizaciones constantes desde 2004. Es uno de los máximos exponentes de la denominada Información Geográfica Voluntaria.[19] El abaratamiento de las tecnologías de geolocalización, junto a la facilidad de uso de herramientas desarrolladas en la Web 2.0, ha propiciado una fuerte expansión de contenidos cartográficos creados por grupos de usuarios expertos y no expertos.[20] El proyecto ha experimentado un crecimiento exponencial y su dimensión mundial ha hecho que en muchos casos sea una fuente cartográfica de primer orden, rivalizando con otros productos de índole comercial.[21]
Google Maps Google Inc. a partir de diversas fuentes cartográficas comerciales y gratuitas. Actualizado periódicamente desde 2005 Si bien ya existían servicios en línea de mapas y cartografía, hasta su llegada éstos eran lentos y poco intuitivos. Su lanzamiento supuso un punto de inflexión, al permitir acceder de manera gratuita a cartografía con un nivel de detalles que hasta entonces solo estaba a disposición de los expertos. A partir de entonces aquella localización que era realmente importante para el usuario podía estar en el centro del mapa y este contener lo que realmente le interesaba, transformando la forma de ver el mundo.[10]

Véase también

Referencias

  1. Alexander, Craig (2007). The Bedolina Map – an Exploratory Network Analysis (en inglés) (1ª edición). Layers of Perception.
  2. Schlögel, Karl (2007). En el espacio leemos el tiempo: sobre historia de la civilización y geopolítica (1ª edición). Siruela. p. 560. Consultado el 8 de enero de 2012.
  3. Dirk HR Spennemann (junio de 2005). «Traditional and Nineteenth Century Communication Patterns In the Marshall Islands» (en inglés). Consultado el 7 de enero de 2012.
  4. Fernández-Armesto, Felipe (2006). Los conquistadores del horizonte (2ª edición). Madrid: Ediciones Destino. p. 604. ISBN 978-84-233-3867-2.
  5. 1 2 A. Requena (2005). «El Papiro de Turín». Consultado el 23 de enero de 2012.
  6. 1 2 3 4 Capel, Horacio; Arteaga, Luis (1994). Las Nuevas Geografías (1ª edición). Barcelona: Salvat Editores S.A. p. 96. ISBN 84-345-4238-2.
  7. 1 2 Cairo, Alberto (Octubre de 2011). El arte funcional (1ª edición). Madrid: Alamut. p. 256. 978-85-9889-067-9.
  8. 1 2 3 4 Joan Capdevila i Subirana (30 de noviembre de 2002). «Mapas y civilización. Historia de la cartografía en su contexto cultural y social». Consultado el 7 de enero de 2012.
  9. BBC News (26 de noviembre de 2007). «Ancient Roman road map unveiled» (en inglés). Consultado el 7 de enero de 2012.
  10. 1 2 3 4 Peter Barber (8 de mayo de 2010). «Ten of the greatest: Maps that changed the world» (en inglés). Consultado el 7 de enero de 2012.
  11. Iván Pinto (10 de agosto de 2010). «Abraham Ortelius y el mayor mapa del siglo XVI». Consultado el 7 de enero de 2012.
  12. The New York Times (5 de agosto de 2001). «'The Map That Changed the World': Sedimental Journeys» (en inglés). Consultado el 7 de enero de 2012.
  13. The Natural History Museum (7 de enero de 2012). «William Smith» (en inglés). Consultado el 7 de enero de 2012.
  14. Johnson, Steven (Febrero de 2008). El mapa fantasma (1ª edición). Ilustrae. 978-84-936148-1-2.
  15. BibliOdyssey (2009). «Satirical Maps. An Incomplete Evolution of the Cartoon Political Map» (en inglés). Consultado el 31 de enero de 2012.
  16. Map Monkey (2011). «random notes: geographer-at-large» (en inglés). Consultado el 31 de enero de 2012.
  17. José Antonio Rodríguez Esteban (2011). «El Mapa del África Occidental Española de 1949 a escala 1:500.000: orgullo militar, camelladas y juegos poéticos saharauis». Consultado el 7 de enero de 2012.
  18. OpenStreetMap (2014). «Stats» (en inglés). Consultado el 14 de septiembre de 2014.
  19. Jonathan, Bennett (2010). OpenStreetMap (en inglés) (1ª edición). Packt Publishing. p. 252. ISBN 978-1-84719-750-4.
  20. Goodchild, Michael F. (2007). Citizens as Voluntary Sensors: Spatial Data Infraestructure in the World of Web 2.0 (en inglés) (1ª edición). International Journal of Spatial Data Infraestructures Research.
  21. Ramm, Frederik; Topf, Jochen; Chilton, Steve (2010). OpenStreetMap: Using and Enhancing the Free Map of the World (en inglés) (1ª edición). Cambridge: UIT Cambridge. p. 386. ISBN 978-1-90686-011-0.

Enlaces externos

Mapas interactivos para aprender geografía
This article is issued from Wikipedia - version of the Tuesday, January 26, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.