Mitología finesa

Ilmarinen, figura principal del panteón finés hasta la ascensión de su hermano Ukko y desde entonces dios de los artesanos, fabricando el Sampo. Akseli Gallen-Kallela: Fabricación del Sampo (Sammon tantoa, 1893).

La mitología finesa es la que comprende las creencias de los pueblos fineses antes de su cristianización. Poseía muchas características comunes con su pueblo vecino más emparentado desde el punto de vista étnico y lingüístico, los estonios, así como sus vecinos no urálicos, es decir los pueblos bálticos y escandinavos. Muchos de estos mitos estaban también estrechamente relacionados con otros pueblos urálicos, como los samis.

La mitología finesa sobrevivió en forma de tradiciones orales de poemas cantados míticos y folclore hasta bien entrado el siglo XIX .

Aunque la influencia progresiva de las culturas circundantes fue conllevado a la superascensión de un dios del cielo de manera monolastrística, el dios padre Ukko ("anciano", en finés), era orginialmente sólo un espíritu de la Naturaleza como todos los otros. El animal más sagrado, cuyo nombre real no era nunca pronunciado en voz alta, era el oso. El oso era visto como la encarnación de los antepasados, y por esta razón era llamado por muchos eufenismos: mesikämmen (pata de miel), otso (frente amplia), kontio (habitante de la tierra).

Estudio de la mitología finesa e historia religiosa

Mikael Agricola, obispo, reformador protestante y misionero finés, quien redactó los primeros testimonios sobre la mitología finesa.

La primera mención a las creencias del pueblo finés fue hecha por el obispo y reformador luterano Mikael Agricola en el prefacio de su traducción al finés de los salmos.[1] Agricola suplantó una lista de deidades supuestas de Häme (en sueco Tavastia) y Karelia, doce deidades de cada región,[1][2] con sus funciones supuestas brevemente expuestas en forma de versos.[1][3] Algunos comentaristas establecen que sólo once deidades fueron listadas para Häme,[4] no contando entre ellas la mención de Agricola de Piru, el Diablo. Gracias a estas listas, Agricola es considerado como el padre de la historia religiosa de Finlandia y su mitología.[1][5] Eruditos y estudiantes posteriores frecuentemente citarían las listas de Agricola como fuentes históricas, sólo a finales del siglo XIX comenzaron los eruditos a evaluar críticamente los dioses de la lista de Agricola y la información presentada sobre a ellos,[6] determinándose con investigaciones posteriores que la mayoría de las figuras presentadas por él no eran dioses, sino espíritus guardianes locales, figuras de la mitología popular o leyendas explanatorias, héroes culturales, santos cristianos bajo nombres alternativos, y en un caso, un festival de la época de la cosecha.[4]

La obra de Cristfried Ganander Mythologia Fennica, publicada en 1789, fue la primera incursión erudita laica en la mitología finesa. En el siglo XIX, las investigaciones sobre el folclore finés se intensificaron. Eruditos como Elias Lönnrot, J.F. Cajan, M.A. Castrén, y D.E.D Europaues viajaron alrededor de Finlandia pasando por escrito la poesia popular cantada en forma de runo (poema) cantados. A partir de este material Lönnrot editó el Kalevala como también el Kanteletar. Esta poesía popular recolectada en el siglo XIX constaba preponderantemente de las creencias paganas finesas previas a la cristianización, y permitió a los eruditos estudiar la mitología finesa con más detalle.

El origen y la estructura del mundo

Estructura del mundo de acuerdo a la mitología finesa.

A Bóveda celeste
B Estrella Polar
C Columna
D Kinahmi, el remolino
E Región del Norte, Pohjola
F Regiones habitables
G Lintukoto, el hogar invernal de los pájaros
H Mundo de los muertos : Tuonela, posiblemente bajo la Tierra

Se creía que el mundo había sido formado a partir de la explosión de un huevo de Aythya (ave acuática). Respecto al cielo se creía que se trataba de la cubierta superior del huevo y, alternativamente era visto como una carpa, que estaba soportado por una columna en el Polo Norte, por debajo de la Estrella del Norte.

El movimiento de las estrellas era explicado como causado por la rotación de la bóveda celeste sobre la Estrella del Norte y sobre sí misma. Según la mitología, un gran remolino había sido causado en el Polo Norte debido a la rotación de la columna del cielo. Por medio de este remolino las almas podían ir a la parte exterior del mundo a la tierra de los muertos, Tuonela.

Se creía que la tierra era plana. En los bordes de la Tierra estaba Luntukoto (el hogar de los pájaros), una región cálida en donde habitaban los pájaros durante el invierno. La Vía Láctea era llamada Linnunrata (la ruta de los pájaros), porque se creía que los pájaros viajaban a lo largo de ella hacia Lintutoko y de vuelta.

Los pájaros poseían también otro significado, llevaban su alma a los humanos en el momento del nacimiento, y se la llevaban en el momento de la muerte. En algunas areas, creían que era necesario tener un figura de un pájaro tallada en madera para prevenir que el alma se escapase durante el sueño. Estas figuras recibían el nombre de Sielulintut (pájaros del alma) y protegían al alma de perderse en los caminos de los sueños.

A su vez las aves acuáticas eran muy comunes en los cuentos, como también en las pinturas en piedras y cavernas, demostrando el gran significado que tenían éstas para los antiguos fineses.

Tuonela, la tierra de los muertos

Tuonela era la tierra de los muertos. Era un hogar o ciudad subterránea para todos los muertos. Era un sitio oscuro y exánime, en el que nadie dormía nunca. Sólo un valiente chamán podía viajar a Tuonela en estado de trance para consultar la guía de los antepasados. Para viajar a Tuonela, el alma debía cruzar el oscuro río de esta. Si tenía una razón válida, entonces un barco vendría enseguida a recogerlo. Muchas veces el alma del chamán debía convencer a los guardias de Tuonela de que él realmente estaba muerto.

Ukko, el dios del cielo y del trueno

Dibujo simplificado de un tallado en piedra hallado en la región de Carelia, Finlandia, el cual contendría las representaciones mezcladas de una serpiente y de un trueno.

Ukko (hombre anciano) era el dios del cielo, el tiempo meteorológico y los cultivos. También era el más importante dios del panteón y las palabras finesas ukkonen (trueno, literalmente "de Ukko") o "ukonilma" (tiempo de Ukko) derivan de su nombre. En el Kalevala es también llamado Ylijumala (dios superior), dado que era el dios del cielo. En los mitos, figura sólo manifestándose por efectos naturales cuando es invocado.

Los orígenes de Ukko podrían datar de Perkūnas, díos de la mitología báltica, o del antiguo dios del cielo finés Ilmarinen. También Thor es asociado a Perkūnas. Cuando Ukko tomó el puesto de Ilmarinen como el dios del cielo, el destino de Ilmarinen fue convertirse en el dios herrero, o dios de la piedra. En el Kalevala, se le atribuyen a Ilmarinen el forjamiento de las estrellas de la bóveda celeste y el mágico molino de la abundancia, el Sampo.

El arma de Ukko podía ser un martillo, un hacha o una espada, con el cual lanzaba rayos. Se creía que él había creado las tormentas eléctricas al conducir con su carro sobre las nubes o bien al mantener relaciones sexuales con su esposa Akka (en finés Anciana). El arma original de Ukko era posiblemente el hacha de piedra grabada en barcos de la Cultura de hacha de guerra. El martillo de Ukko, Ukkon vasara (su nombre en finés significa lo mismo que en español), significaba posiblemente lo mismo que el hacha de piedra tallada en los barcos. Dado que las herramientas de piedra fueron abandonadas en la Edad de Cobre nórdica los orígenes de las armas de piedra constituyen un misterio. Se creía que éstas eran las armas de Ukko, cabezas de piedras que producían relámpagos. Los chamanes recogieron y mantuvieron estar armas puesto que creían que poseían muchos poderes tanto para la sanación como para el daño.

Héroes, dioses y espíritus

Sitios

Animales

El alce es un motivo muy común en los petroglifos.
Cisne y huevos representados en un petroglifo de Carelia.

Artefactos

Fuentes

Véase también

Referencias

  1. 1 2 3 4 Pentikäinen, 1999, p. 7.
  2. Virtanen & Dubois, pp. 18.
  3. Pentikäinen, 1999, p. 236.
  4. 1 2 Talve, 1997, p. 227.
  5. Pentikäinen, 1999, p. 235.
  6. Pentikäinen, 1999, p. 8.

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Thursday, November 26, 2015. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.