Morfema

En morfología, un morfema (gramatical) es un monema dependiente, es decir, un fragmento mínimo incapaz de expresar un significado, pero que unido a un lexema modifica su definición. En muchas lenguas los morfemas generalmente están constituidos por una secuencia de fonemas, aunque en otras lenguas algunos elementos fonéticos suprasegmentales como el tono, el acento o la nasalidad pueden constituir una diferencia fonética que realiza un fonema (en estos casos los morfemas no son un fragmento separable de la palabra).

Tradicionalmente, se ha señalado que el «morfema es la unidad más pequeña con significado de la lengua» aunque dicha definición no es demasiado útil porque no aclara qué debe entenderse por significado, ni establece qué es una unidad relevante. Informalmente los morfemas se clasifican en varios tipos: morfemas léxicos o lexemas, morfemas gramaticales que a su vez se clasifican en derivativos y flexivos. Algunos autores usan el término monema para designar tanto a los lexemas como a los morfemas (gramaticales). Mientras que otros usan el término morfema para designar cualquier tipo de monema, sin importar si se refiere a un monema dependiente o no-dependiente.

En las lenguas flexivas los morfemas constituyen la parte variable de la palabra. El morfema, con valor gramatical, aparece siempre asociado al lexema, con valor semántico. Ambos pueden descomponerse en unidades menores: los fonemas, que no tienen significado gramatical ni semántico, y que son las unidades mínimas de la Fonología.

Clasificación

Construcción de palabras con dos tipos de monemas, el lexema "gat-" y sus morfemas flexivos.

De acuerdo con el grado de anexión a la palabra, los morfemas pueden dividirse en:

Morfemas derivativos y flexivos

Los morfemas derivativos en español pueden clasificarse además en:

Los interfijos por otra parte son alargamientos que en sí mismo no pueden considerarse morfemas con significado gramatical ya que puede argumentarse que todo el significado recae en los afijos a los que alarga. Podemos encontrar dos tipos de interfijos:

No debe confundirse un interfijo con un infijo. Muchos interfijos (los antihiáticos, por ejemplo) no aportan ningún cambio de significado gramatical o referencial, mientras que los infijos siempre lo hacen (al igual que los prefijos y sufijos).

Ejemplos

Panadería
Pan- Lexema.
-ad- Morfema dependiente derivativo interfijo.
-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.


Libr- Lexema, puede anexar morfemas como:
-o-s Morfemas dependientes flexivos de masculino y plural
-eta Morfema dependiente derivativo sufijo.
-ería Morfema dependiente derivativo sufijo.
-ito Morfema dependiente derivativo sufijo.
-eto Morfema dependiente derivativo sufijo.


Gato Gat lexema o morfema.


En el vocablo leonas, el monema león conlleva el significado y es llamado lexema, mientras que los monemas -a y -s son llamados morfemas dependientes de género femenino y morfemas dependientes de número plural, respectivamente, y no significan nada sino en unión del lexema al que acompañan.

En el vocablo aleonado, el morfema a- es un prefijo que sí conlleva un significado.

Morfemas libres, ligados y clíticos

Es el morfema libre que puede aparecer como una palabra independiente [como los ejemplos en (1a)]. Otros morfemas son ligados y necesitan estar ligados obligatoriamente a otros morfemas [como los morfemas marcados en (1b)]:

(1a) reloj, árbol, pared
(1b) relojero, arboleda, emparedado

Entre estos dos tipos están los clíticos que son morfemas que si bien dependen sintácticamente y fonológicamente de otros morfemas admiten la interposición entre ellos. Entre estos morfemas están por ejemplo los artículos y las preposiciones:

(2a) el perro ladra / el mejor perro ladra / *el Ø ladra
(2b) estoy en casa / estoy en mi casa / estoy en

Referencias

    Bibliografía

    This article is issued from Wikipedia - version of the Monday, February 08, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.