Pilar

Alineamiento de pilares.
Planta original de Bramante para la Basílica de San Pedro.

En ingeniería y arquitectura un pilar, palabra proveniente del Latín pila[1], es un elemento de soporte o sostén de un edificio, de orientación vertical o casi vertical, destinado a recibir cargas (de compresión generalmente) para transmitirlas a la cimentación y que tiene sección transversal poligonal (a diferencia de la columna que tiene sección circular). Otros elementos de soporte son muros y las columnas.

Una pilar, es una pieza arquitectónica vertical y alargada, que se utiliza para sostener el peso de una estructura, aunque a veces también tiene fines exclusivamente decorativos. Según su disposición se pueden clasificar en:

Forma de los pilares

Lo más frecuente es que sea cuadrado o rectangular, pero puede ser también octogonal, aunque por priorizar su capacidad portante, se proyecta con libertad de formas.

En la arquitectura del Antiguo Egipto se habla de pilares hathóricos, por esculpirse en ellos la diosa Hathor o de pilares osiríacos por tener representado al dios Osiris. En la arquitectura medieval, eran comunes soportes circulares masivos, llamados pilares de tambor, pilares cruciformes o pilares compuestos. En la arquitectura gótica se utilizaba el pilar fasciculado que estaba formado por un haz de baquetones, generalmente adosados a un núcleo central. En la Basílica de San Pedro en Roma, Bramante utilizó pilares ricamente articulados, como se puede ver en la planta de la figura. A veces, y a imitación de la columna, puede presentar también tres partes: basa, fuste y capitel. Si en lugar de exento va adosado al muro se denomina pilastra.

Clasificación de los pilares

Actualmente los pilares llevan un desarrollo vertical y sin alardes estéticos en la mayoría de los casos. Cumplen su función estructural, pero carecen de valor ornamental. Históricamente eran elementos arquitectónicos muy apreciados y cotizados y `podían clasificarse por tipología de fuste y de orden. Según su fuste se pueden clasificar en:

El orden arquitectónico es un sistema que afecta al proyecto de un edificio dotándoles de características propias. Comprende el conjunto de basa, fuste u capitel. Que en conjunto brindan armonía, unidad y belleza. Lo que más diferencia unos órdenes de otros es el capitel. Pueden ser de los siguientes tipos de columnas:

Historia de los pilares

Los pilares han sufrido una gran transformación desde el origen de la arquitectura, independientemente que su uso habitual no ha cambiado notablemente. Con evoluciones sensiblemente diferentes en el mundo antiguo (Grecia, Egipto,…), los pilares o soportes nacieron con la vocación de aligerar las edificaciones y permitir la fluidez entre los espacios. Emulando la forma de un tronco de árbol, los pilares disponen de tres partes diferenciadas; basa, fuste y capitel. Con morfologías muy elaboradas antaño, en la edad media se regresa al comienzo de una evolución en la morfología de los pilares. El pilar evoluciona desde los cuadrados a los cruciformes, de los pilares exentos que dan soportes a los nervios de las bóvedas, a integrarlos en el pilar. Esta evolución en la que los nervios y arcos de cubierta tienen continuidad hasta el firme, explota una corriente de alardes escultóricos en la que la sección del soporte se complica hasta límites difícilmente alcanzables. Surge la proliferación de columnillas delgadas o baquetones en los soportes y los acanalados con forma de estrella. Esta evolución lleva a un pilar más complejo (fasciculado), que tiene el fuste formado por varias columnillas delgadas (baquetones), lo que permite multiplicar las posibilidades de soporte y su continuidad con los nervios de la cúpulas. Los periodos siguientes toman el camino de la simplificación y sencillez de los procesos, en aras de unos conceptos arquitectónicos más claros. En la actualidad, los pilares se realizan habitualmente en hormigón armado y hierro.

Los pilares en los distintos periodos

Desde la edad media, las columnas pueden clasificarse de manera simplificada en varios periodos, pudiendo encontrarse diversidad de tipologías en un mismo edificio. Los periodos pueden diferenciares en: Paleocristiano, prerrománico, bizantino, románico, islámico, gótico y renacimiento:

Véase también

Referencias

  1. Lajo Pérez, Rosina (1990). Léxico de arte. Madrid - España: Akal. p. 164. ISBN 978-84-460-0924-5.
  2. La columna a lo largo de la historia1
  3. La columna a lo largo de la historia2
This article is issued from Wikipedia - version of the Saturday, January 02, 2016. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.