Sufragete

Manifestación de sufragetes, ciudad de Nueva York, 6 de mayo de 1912.
Sufragetes participando en un piquete de huelga a las puertas de la Casa Blanca, en enero de 1917.

El término sufragetes (en francés: suffragettes) designa a los militantes de la Unión Social y Política de las Mujeres, una organización fundada en 1903 por Emmeline Pankhurst para reinvindicar el derecho a voto de las mujeres en el Reino Unido[1] partidaria de la acción directa -reuniones públicas y marchas de protesta ante la Cámara de los Comunes- que nace en contraposición al sector sufragista británico moderado, agrupado en la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino (NUWSS), creada en 1897 y liderada por Millicent Fawcett (1847-1929), dedicada a la convocatoria de campañas y mítines en la más estricta legalidad. El activismo de las sufragetes basado en la provocación y la rebeldía, rompió con la delicadeza y la etiqueta que hasta entonces dominaba en el movimiento sufragista británico, se generalizaron los encarcelamientos y crecieron tanto la represión como las reacciones políticas a esta represión.[2]

En 1918, las británicas obtuvieron el derecho de votar a partir de los 30 años (los hombres podían votar entonces desde los 21 años de edad). La igualdad en este tema llegó diez años más tarde, en 1928, cuando las mujeres fueron autorizadas a votar desde los 21 años de edad como pago a los servicios que habían prestado durante la contienda de la Primera Guerra Mundial.[2]

Diferencias entre sufragetes y sufragistas [3]

Las diferencias entre los dos grupos no estaba tanto en los objetivos que deseaban alcanzar sino en los métodos que aplicaban para su lucha. Las sufragistas eran mesuradas, prudentes, preferían avanzar poco a poco en sus reivindicaciones y siempre por métodos legales, y trataban mucho más de convencer que de imponer; además, en las organizaciones que formaron también aceptaban hombres. Por el contrario, las sufragetes se inclinaban por métodos de choque o de corte más enérgico y populista, hacían manifestaciones, organizaban protestas, huelgas de hambre...[4]

Historia

Contexto histórico

Antes de la Primera Guerra Mundial, las mujeres generalmente eran consideradas intelectualmente inferiores e incapaces de pensar por si mismas. Parecía pues evidente como consecuencia que no deberían pretender tener los mismos derechos civiles que los hombres. Los asuntos políticos en particular, eran considerados como fuera de alcance para el espíritu femenino, y por tanto era impensable pretender que las mujeres pudieran votar.[5]

No obstante, durante el siglo XIX, hubo lentos avances en cuanto a los derechos de las mujeres, como por ejemplo: (1) el derecho de las mujeres casadas a disponer de sus bienes propios; (2) el derecho de votar en ciertas elecciones menores; (3) el derecho a integrar el consejo de administración de una escuela.

Primeros avances

En Nueva York y en 1916, sufragetes con pancartas pedían al Presidente Thomas Woodrow Wilson de impulsar el voto femenino, en pleno curso de la Primera Guerra Mundial.

En 1876, Hubertine Auclert fundó la sociedad The Rights of Women para promover e impulsar el derecho al voto para las mujeres, y que a partir de 1883 pasó a llamarse Women's Suffrage Society.

En 1897, Millicent Fawcett fundó por su parte la Unión Nacional de Sociedades de Sufragio Femenino (NUWSS) con similar finalidad. Esperando conseguir lo que se quería por medios pacíficos, Millicent Fawcett explicitó argumentos para convencer a los hombres respecto de esta idea, que en la época eran los únicos que podían conceder este beneficio a las mujeres en forma legal y reglamentaria. Por ejemplo, argumentó que las mujeres debían obedecer las leyes, y por tanto parecía lógico y razonable que tuvieran el derecho de participar en la creación de las mismas.

En 1903, Emmeline Pankhurst fundó la Unión Social y Política de las Mujeres (WSPU) junto a sus dos hijas, Christabel y Sylvia, así como con otras mujeres británicas que rápidamente fueron llamadas suffragettes, y a partir de entonces comenzó un enfrentamiento más violento, para tratar de conseguir más igualdad entre hombres y mujeres.

En 1905, Christabel y Annie Kenney fueron arrestadas por haber gritado consignas en favor del voto femenino, en oportunidad de una reunión política del Partido Liberal, y en esa oportunidad eligieron la cárcel en lugar de pagar una multa. Ello fue el comienzo de una serie de detenciones y encarcelaciones, lo que en líneas generales despertó simpatías y adhesiones en relación con las sufragetes. Ellas, se orientaron a quebrar y ridiculizar a las instituciones que simbolizaban la supremacía masculina y las prerrogativas exclusivas de los hombres, como por ejemplo, un terreno de golf únicamente reservado a varones, o una iglesia, etc.

Varias huelgas de hambre se desarrollaron en las prisiones por parte de las sufragetes. Frente a ello, la policía intentó obligarlas a comer, lo que no tuvo mucho efecto. El gobierno respondió con la oficialmente llamada The Prisoners (Temporary Discharge for Ill Health) Act 1913 (también conocida como Cat and Mouse Act),[6] que disponía que cuando una huelguista estaba demasiado débil, era entonces liberada pero más tarde de nuevo encarcelada, una vez que su vida se encontrara fuera de peligro.[7]

Las sufragetes tuvieron lo que ellas consideraron como el primer martirio, cuando en 1913 Emily Davison murió mientras intentaba detener al caballo del rey George V, que entonces participaba en un derby.[7]

Pausa y victoria [8]

Emmeline Pankhurst.
Christabel Pankhurst.
Sylvia Pankhurst.

Durante la Primera Guerra Mundial, una importante penuria de mano de obra masculina se presentó, y en varios países las mujeres debieron ocupar empleos que hasta entonces tradicionalmente habían sido desempeñados por hombres. Ello provocó, en los espíritus, un resurgimiento de la cuestión de las reales capacidades femeninas. Este acontecimiento bélico generó una ruptura en el seno del movimiento de las sufragetes. Se constituyó así una corriente dominante representada por la Women's Social and Political Union (WSPU) de Emmeline y Christabel Pankhurst, desde donde se clamaba por un "cese del fuego", y por otro lado se nuclearon las sufragetes más radicales, representadas en la Women's Suffrage Federation (WSF) de Sylvia Pankhurst, próxima al marxismo, que llamaba a proseguir las hostilidades. Esta última corriente participó con entusiasmo en las campañas de reclutamiento de la armada, distribuyendo flores en las calles como símbolo o insinuación de cobardía, a varones mayores de edad que aún no estaban enrolados.

En 1918, el parlamento del Reino Unido votó una ley (Representation of the People Act 1918) acordando el derecho de voto a las mujeres de más de 30 años, siempre que fueran propietarias de tierras, o bien arrendatarias que tuvieran un arrendamiento anual superior a 5 libras, o bien diplomadas de universidades británicas. En 1928, o sea diez años más tarde, el estatus de electora cambió, equiparando las condiciones de hombres y mujeres.

El Reino Unido fue así el octavo país en el mundo en instaurar el derecho de voto a las mujeres. El primero en tomar esta acción fue Nueva Zelanda (1893), gracias a la labor de una pionera mundial, Kate Sheppard (nombre de soltera Catherine Wilson Malcolm), nacida en 1847 en Liverpool, Inglaterra, y fallecida en 1934 en Christchurch, Nueva Zelanda. En 1902 hizo lo propio Australia, y en 1906 le siguió Finlandia.

En cuanto a Estados Unidos, implementó el voto femenino en 1919,[9] y por su parte Francia, hizo otro tanto pero en 1944, hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial.[10]

Filmografía

Véase también

Notas y referencias

  1. Françoise Barret-Ducrocq, Le mouvement féministe anglais d’hier à aujourd’hui, éditions Ellipses, París, 2000, ISBN 2729859500 y 9782729859503, pág. 88.
  2. 1 2 Ni tontas ni locas. Las intelectuales en el Madrid del primer tercio del siglo XX (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología edición). 2009. p. 24. ISBN 978-84-691-8464-6.
  3. Claire Jones, Suffragists and Suffragettes, sitio digital 'HerStoria, history that puts woman in her place', 23 de junio de 2012.
  4. Suffragists and Suffragettes: A short video about who the Suffragettes and Suffragists were and what they did towards the women's vote, espacio digital 'You Tube', 16 de octubre de 2008.
  5. Normand Rousseau, L'Histoire criminelle des Anglo-Saxons, St-Zénon, Québec: Louise Courteau éditrice, 2008, pág. 24, ISBN 2924024390 y 9782924024393.
  6. Cat and Mouse Act, sitio digital 'History Learning Site', 2005.
  7. 1 2 Les droits de la femme, 1899-1913: les suffragettes, Histoire illustrée du monde moderne: le début du vingtième siècle (1899-1914), ediciones Gamma, 1976, ISBN 2-7130-0-168-4, pág 11.
  8. Années de droit de vote des femmes: En Europe et dans le monde, malgré de grands débats autour de la parité, les femmes ont parfois obtenu le droit de vote très tardivement. Dans certains pays, elles ne l'ont même pas encore... , sitio digital 'Journal des femmes'.
  9. Mathilde Leleu, Le 4 juin 1919, les femmes américaines acquièrent le droit de vote, sitio digital 'Le Ben Franklin Post', 4 de junio de 2012.
  10. En France, les femmes obtiennent le droit de vote (1944), sitio digital '8 mars'.
  11. Les Suffragettes, ni paillassons, ni prostituées, sitio digital 'IMDb'.
  12. Docs Ad Hoc: Les Suffragettes, ni paillassons, ni prostituées, sitio digital 'LCP'.

Enlaces externos

This article is issued from Wikipedia - version of the Thursday, December 17, 2015. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.