Teoría del conocimiento de Platón

Platón

Platón nació en Atenas, (o en Egina, según otros, siguiendo a Favorino), probablemente el año 428 o el 427 a. c. de familia perteneciente a la aristocracia ateniense, que se reclamaba descendiente de Solón por línea directa. Su verdadero nombre era Aristocles, aunque al parecer fue llamado Platón por la anchura de sus espaldas, según recoge Diógenes Laercio en su "Vida de los filósofos ilustres", anécdota puesta en entredicho. Los padres de Platón fueron Aristón y Perictione, que tuvieron otros dos hijos, Adimanto y Glaucón, que aparecerán ambos como interlocutores de Sócrates en la República, y una hija, Potone.[1]

Teoría del conocimiento

Sócrates afirmaba que "El hombre es capaz de conocer la verdad, de superar la opinión, elevándose al conocimiento de los conceptos, de lo universal". Y su práctica pedagógica y la "mayéutica", lo llevó a deducir los conceptos universales que se hallan presentes, incluso en el alma del hombre más ignorante, el que si es guiado correctamente, llega a descubrirlos

La teoría del conocimiento de Platón explica la presencia de los conceptos universales en el alma recurriendo a la Teoría de la Reencarnación, aprendida por Platón de los pitagóricos.[2]

Para Platón, el conocimiento tiene como objeto encontrar una definición inequívoca al saber de todas las cosas.

El saber más elevado será entonces el conocimiento de lo universal y el más bajo será el conocimiento de lo particular. Esta doctrina supone una separación irreconciliable entre el saber Universal y el mundo real, pero para Platón este concepto de lo Universal no implica una forma abstracta, sino que a cada uno de estos conocimientos universales le corresponde una realidad concreta.

Para Platón son las ideas las que se pueden conocer en forma accesible, pero no niega realidad al mundo de las cosas. Sin embargo, Platón no pudo determinar cual es la relación que existe entre lo particular y lo universal.

Platón explica con más claridad este problema cuando se refiere al arte, nos dice que el artista representa una tercera version del hombre. Según Platón, el hombre ideal es la meta que todos los humanos tratan de alcanzar, luego existen los hombres particulares que son copias del ideal y por último esta el artista que imita una copia.

Solo puede captar al hombre ideal el que posee el pensamiento sobre el hombre osea el objeto de la inteligencia a partir de una imagen.

Por ejemplo, en la Geometría se parte de una hipótesis y se continua avanzando mediante un diagrama visible para llegar a una conclusión. El geómetra supone una figura geométrica partir de gráficos y figuras, procurando distinguir objetos que solo se pueden ver con la inteligencia.

Mediante el razonamiento abstracto y habiendo entendido los principios, la mente puede sacar conclusiones sin contar con la imágenes visibles.

Platón supone que el conocimiento de lo real se puede alcanzar de un modo absoluto, pero no sucede lo mismo con las cosas del mundo sensible, que para él es ilusorio y está sujeto al cambio. Razón por la que no pueden ser objeto de conocimiento científico.

Porque el objeto de conocimiento debe ser inmodificable, estable y permanente como para lograr su definición con claridad.

El conocimiento se logra mediante juicios sobre conceptos universales y no sobre particulares y solo pueden ser verdaderos los juicios sobre lo permanente y estable.

Ni la percepción sensible ni la creencia verdadera pueden ser objeto de conocimiento.

[3]

El conocimiento de las cosas sensibles

Es denominado por Platón "opinión" (doxa), ya que de lo que no posee verdadera entidad, tampoco puede haber auténtico conocimiento sino mera opinión. A su vez la opinión tiene dos modos:

La imaginación (Eikasia)

Mediante la imaginación se aprenden las imágenes de las cosas, sus sombras y reflejos, siendo el grado más bajo de la escala del conocimiento. No podemos imaginar un objeto dotado de menos consistencia que la fugacidad extrema de una sombra- Posiblemente Platón este pensando en actividades como la poesía, la pintura o la retórica. Efectivamente tanto el orador como el poeta o el pintor, están solo interesados en una mera imitación verosímil de la realidad y para esto les basta con la producción de imágenes.

La creencia (pistis)

Aquí hay un grado de conocimiento superior al anterior ya que versa ya sobre un objeto mismo y no sobre una imágen de este. Las diversas artes productoras como por ejemplo la carpinteria, encajarían aquí perfectamente: el carpintero sabe más en relación con la mesa que el pintor que la representa en un lienzo por que a este le basta con una mera apariencia verosímil de la mesa, mientras que el carpintero ha de fabricar una mesa "real". [4]

El conocimiento inteligible

El saber auténtico (en griego Episteme) tiene como objeto la realidad inteligible, el ser perfecto e inmutable: las ideas. También aquí hay dos grados:

Conocimiento discursivo (diánoia)

Como ejemplo del grado inferior Platón piensa en la aritmética o en la geometría. En ambas se parte siempre de hipótesis o presuposiciones y se necesita (piensa Platón) de símbolos sensibles. La matemática procede según un tipo de razonamiento que podríamos denominar "hipotético-deductivo", es decir, se va de la hipótesis a la conclusión mediante deducción.

Conocimiento o inteligencia pura (nous)

La superación de la diánoia se alcanza en la dialéctica considerada como la "culminación de todas las ciencias". Sólo ella es capaz de cancelar el carácter meramente hipotético de los principios utilizados en las restantes disciplinas, al dar razón de ellos y justificarlos racionalmente. Para conseguirlo, la dialéctica tiene que remontarse a un principio no hipotético desde el que puedad deducir a manera de consecuencias todo lo demás. Es claro que este principio no hipotético, objeto de la dialéctica, no es otro que la idea del Bien. Mediante ella se alcanza el conocimiento de la estructura relacional de las ideas, y en último término, el conocimiento de la verdad suprema, condición (fundamento)de las propias ideas y, por tanto, también del mundo sensible: La idea del Bien [5]

Proceso del conocimiento según Platón

Descripción de los elementos que componen el esquema:

Paso 1: El alma existe antes que el cuerpo. En su vida anterior, en el mundo suprasensible, contempla las ideas.

Paso 2: Cuando el alma se une al cuerpo, olvida el conocimiento que había adquirido.

Paso 3: En el mundo sensible, el hombre percibe por los sentidos los objetos que fueron hechos por el Demiurgo (Dios), a partir de una materia preexistente (jora), teniendo como modelo a las ideas.

Paso 4: La percepción sensible de los objetos despierta en el alma, por su semejanza con las ideas, el recuerdo de las ideas olvidadas. De allí que se denomine a esta teoría "Teoría de la Reminiscencia" o del recuerdo.

Referencias

  1. Biografia de Platón, 27 Septiembre 2013
  2. Teoría del conocimiento de Platón
  3. Grandes pensadores "Sócrates y Platón" Editorial Diario de la Nación 2008.
  4. Platón y el Mundo de las Ideas
  5. La Idea del Bien
This article is issued from Wikipedia - version of the Saturday, November 28, 2015. The text is available under the Creative Commons Attribution/Share Alike but additional terms may apply for the media files.